Asuntos de Protección 2009

Estrategia de protección de la Embajada de México en EUA y la red de consulados mexicanos.

 Alejandro Estivill

Para México, 2009 será un año complicado en materia de protección. No hay espacio en este ensayo para discutir lo que ha fomentado un clima anti-inmigrante en EUA. Abordarlo implica analizar la ruptura con la circularidad, los movimientos al interior de EUA de los migrantes, su preeminencia en el sector servicios, sus manifestaciones públicas, la prioridad adquirida por el tema de seguridad y la subsiguiente transformación en la visión de la frontera que se ha generado en EUA. Pero consideremos este clima un hecho, un axioma.

Los 10 tips para el Servicio Exterior Mexicano

TPO 10

Miembro del SEM:

 

  1. No eres especial, eres un servidor público. - Haber ingresado al SEM no te hace superior en sí mismo, y no haber ingresado al SEM después de un examen no te hace inferior. Lo único real que existió es que tus habilidades fueron funcionalmente en un tiempo y espacio las que mejor coincidieron con un proceso muy complejo de selección. Es bueno entenderlo durante toda la carrera porque dará más sentido a tus expectativas y te hará mejor para superar los obstáculos.
  2. El tamaño del SEM de México no es suficiente para destinarte a una especialización, pero no es tan reducido como para que no discuta y se debata constantemente. - Como funcionario es muy importante lograr un equilibrio entre tus deseos de especialización y las tendencias que te harán alejarte de ella.
  3. Llevarás como la piel a México a cuestas en tu viaje al exterior; no pretendas ser el individuo en el exterior que logró alejarse de México. - Si tu vocación internacionalista es por distancia México, busca otro camino. Intentarlo por vía del SEM es invocar la peor frustración y el dolor profesional. La guía de una carrera exitosa será el amor por México, por sus dilemas, su complejidad, sus virtudes y valores, sus retos y sus batallas. El país terminará por ser omnipresente, insensato intentar esquivarlo.
  4. El tamaño y peso internacional de México, así como sus características, te harán vivir siempre una ubicación relativista. Por momentos, la posición diplomática de México te dotará de las capacidades para influir e incluso imponer; pronto te llevará a negociar desde la debilidad, buscando el acomodo, el mal menor, el uso judoca de la energía y pujanza ajenas. Será como navegar hábilmente entre Escila y Caribdis; no caer en el pesimismo, ni caer en el triunfalismo desubicado.
  5. México es muchas cosas, pero nunca es inocuo. Hay que aprender a vivir y usar positivamente los muchos estereotipos que genera la realidad y la imagen de México. La lectura que hacen constantemente los otros países de lo que es o creen que es México, será la principal herramienta de trabajo. No esperes que te lleguen insumos de tu capital, usa los insumos que tu país, por su propia efervescencia internacional, impone en los interlocutores. En ocasiones la misma imagen preexistente es positiva o negativa, dependiendo que cómo pueda el diplomático aprovecharla a favor de sus objetivos.
  6. México está y estará irremediablemente en los grandes dilemas mundiales: en la vida diplomática mexicana se corren pocos riesgos y se viven pocas decisiones de gran envergadura, pero no se nada de muertito. Cualquier tema de carácter mundial tiene un componente donde México está en el centro: migración, disyuntivas entre norte y sur, economía de mercado y economía social, trasiego de estupefacientes, seguridad publica en sentido amplio. La lista es larga. Es una condena y una magnifica oportunidad que hace al diplomático mexicano por igual un gran todólogo que un profundo negociador con fuerza testimonial.
  7. La clave del éxito en el SEM es el más profesional conocimiento de nuestro país. Se impone ser objetivo, conocer las voces, evitar el dogmatismo, aceptar la complejidad nacional, vivir y destacar la pluralidad, diversidad e intensidad de lo que nos constituye. Ese análisis constante, diacrónico y sincrónico, evolutivo, explicado, frío y racional, pero amoroso, abierto y en ocasiones descarado, es la única solución para el difícil reto de la constante multiplicación de retos, bizarras situaciones e inesperadas tareas.
  8. La familia paga el precio de ser miembro del SEM. A quienes más tendrás que explicar tus motivos, tus presiones, tus obligaciones y tus márgenes de maniobra, será a los miembros de tu familia. La única solución es abrirles el corazón plenamente y encontrar la manera, aun cuando el Estado mexicano no te apoye, para hacerlos partícipe del reto. Los hijos se dividen en dos: los que adoran su realidad de parentesco con el diplomático y los que lo odian, los cónyuges son desposeídos de sus asideros frecuentemente y el SEM no los dota como a ti de nuevos amarres para reinventarse cada tres o cuatro años. En algún momento levantarán la voz, habrá netas, habrá dolor. Al menos que ese dolor no tenga los multiplicadores de la incomprensión y las expectativas incomunicadas.
  9. La creatividad dentro de los canales de la coordinación será la única guía. La peor parte es que el canto de las sirenas que guiará tu rumbo es incongruente: te recomienda la ciega alineación y, por igual, te propone la iniciativa y atrevimiento del conquistador solitario. Ni uno ni otro consejos son reales. Brincarás en ambos mundos: te alinearas muchas veces y te sentirás sin guía y sin instrucciones en muchos otros, obligado entonces a improvisar. Pero aun, no te escuchan cuando pides coordinación, pero sí te están viendo, casi vigilando. Al final agradeces haber explicado e informado y haber expuesto y alineado los objetivos a lograr a un objetivo claro y acorde con lo que “seria” la voluntad de los superiores. Un comunicado enviado a tiempo, diciendo que harás algo porque es congruente con una política que se percibe evidente te salvará la carrera varias veces en el camino.
  10. Cuidado con caer en la fosa del Ok Boomer. El cambio generacional en México es uno de los principales motivos de alegría. No sólo da sentido y rumbo a nuestra modernidad, ofrece igualmente una respuesta efectiva para salvar largos procesos de aprendizaje y adaptación para los cuales México no tiene tiempo. Sin embargo, en el SEM se sufre la verticalidad contrapuesta a los cambios y habilidades generacionales. Hay que administrar y sacar provecho de ello. Se trata de un nuevo y no menos difícil equilibrio. La tentación a calificar al viejo diplomático de dogmático y neciamente referencial al pasado es muy grande. La tentación de evitar la crítica y alinearse a una supuestamente probada experiencia de una supuesta época gloriosa que se remonta a 30 o 40 años atrás es igualmente atractiva. Evita ambas, cuestiona por qué hay que cambiar y por qué no hay que cambiar y explica cuando decidas.